Dorta Martinez | Bitcoin para principiantes: el ABC de las criptomonedas y su mundo
1191
post-template-default,single,single-post,postid-1191,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-dorta martinez,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

Bitcoin para principiantes: el ABC de las criptomonedas y su mundo

Bitcoin para principiantes: el ABC de las criptomonedas y su mundo

Últimamente, en las noticias la palabra “Bitcoin” se ha apoderado de los principales titulares a nivel mundial. La innovación que representa, los cambios que está generando en las relaciones económicas y los diversos escándalos en los que se ha visto envuelta, hacen de ella una de las criptomonedas más polémicas de todas.

Sin embargo, entender cómo funciona y el trasfondo detrás de las monedas digitales en general no es tan sencillo. En especial cuando existen tantos elementos con los que se relacionan a las criptomonedas, como los términos “blockchain” o “minería”.

Aunque cada vez más personas incursionan en este tema, para la mayoría de la población el Bitcoin y su mundo sigue siendo un misterio considerado indescifrable para los mortales. En este artículo trataremos de mostrar que el Bitcoin y las criptomonedas son más cotidianas de lo que parecen.

La forma de Bitcoin

Bitcoin es una criptomoneda creada por Satoshi Nakamoto, que ha ganado gran fama los últimos años. Uno de los grandes problemas que presentan los neófitos en el sector es entender la forma como se representa esta moneda digital.

Supongamos que una persona (a quién llamaremos Francisco), quiere comprar un café. Va a su cafetería favorita, elige el café que más le apetezca entre las opciones que le ofrecen, paga el café en efectivo, retira su bebida y se sienta a disfrutarla. Una transacción sencilla y cotidiana.

Pero con el Bitcoin las cosas cambian. No es una moneda física y tampoco está respaldada por ningún gobierno. Su forma de operar se puede comparar con la del oro, metal precioso muy cotizado a nivel mundial. El pro de esto: su valor es independiente a cualquier nación. El contra: no es completamente aceptado ni adoptado por los países. Y es aquí donde inician los problemas de confianza.

“Copiar y pegar” es algo grave

Las transacciones digitales tienen un gran inconveniente: su impermanencia. El mayor temor que existía era que alguien incurriera en doble pago y terminara estafando al comprador.

El gasto doble se efectúa cuando, por ser operaciones digitales, una persona intenta “copiar y pegar” más dinero. Imaginemos que Francisco realiza una transacción digital para pagar el café que quiere consumir: va a la caja, paga el café y luego de haberlo recibido, rápidamente cancela la transacción electrónica para obtener de nuevo su dinero. Resultado: Francisco tiene un café gratis. Otro caso de gasto doble es cuando alguien promete pagar y utiliza dinero que no le pertenece o que no existe.

Para eso existen las instituciones financieras, como los bancos. Se encargan de regular, autenticar y estandarizar el proceso, para que estos engaños no ocurran. Estas acciones requieren de tiempo, recursos y dependen de una autoridad central. Es por ello que las monedas digitales eran consideradas muy inestables e inseguras para su uso práctico.

O lo era, hasta que llegó el Bitcoin y el nuevo mundo de las criptomonedas. A continuación, explicaremos el ABC de este sector.

A- Blockchain

La tecnología blockchain es una base de datos distribuida en bloques de información que se encuentran entrelazados unos con otros, para evitar los cambios de datos y facilitar la recuperación de información.

Ahora, abstraigámonos de esta definición técnica y tratemos de entender verdaderamente qué quiere decir este concepto. Imagine blockchain como un libro contable, y cada “bloque” como una página de ese libro.

En cada página está escrita la cantidad de dinero transferido, quién lo envía y quién lo recibe. Pero para analizar a una persona no basta con una sola página, se tiene que revisar el libro contable en su totalidad. Y justamente eso es Bitcoin, todo el libro contable.

Una vez autenticado y aceptado por la blockchain, un bloque no puede ser cambiado; por ende, la cadena de bloques en sí misma no se puede modificar. Lo único que se puede cambiar es el extremo final de la cadena. Cuando un nuevo bloque es aprobado, entran en el panorama los “mineros” y la “minería”.

B- Mineros

Los mineros son los que mantienen a flote la cadena de bloques. Mientras que estos son los encargados de realizar los cálculos matemáticos necesarios para crear un nuevo bloque, blockchain se ocupa de examinar y juzgar si los mineros hicieron su trabajo de forma coherente.

Los mineros compiten entre sí para ver quien resuelve primero los problemas matemáticos correctamente y logra crear el siguiente bloque de la cadena. Aquel que gane esta competencia es recompensado con Bitcoins.

C- Prueba de Trabajo

La prueba de trabajo es un problema matemático complejo, que requiere gran cantidad de poder computacional para lograr su resolución. Es la forma como funcionan los correos spam y el protocolo que usa blockchain para autenticar nuevos bloques.

Blockchain se vale de esta prueba de trabajo para que la creación de nuevos bloques no sea tan simple y se mantenga la seguridad dentro del sistema de bloques.

Ahora, ¿qué pasa si un minero de Bitcoin intenta alterar el valor de un bloque, autenticándolo luego al resolver la prueba de trabajo? Bueno, puede intentarlo, pero los últimos datos que se tienen es que una computadora tardó un año en resolver una sola entrada de Bitcoin, así que es muy poco probable que algún minero lo logre por sí solo.

Se necesitaría que el 30% o el 50% de los mineros a nivel mundial, para tener una posibilidad más creíble de autenticar un bloque falso. Sin embargo, el riesgo sigue existiendo.

Pero la solución a esto la tienen los mismos mineros. Se comprobó que mientras más competencia entre mineros, más confiable se vuelve la moneda. Mientras más personas compitan, más dinero se asigna. Cuanta más dinero se asigne, mayor será el número de transacciones.

Nuestro mundo

A pesar de su volatilidad, las sanciones que le han impuesto y su prohibición, Bitcoin sigue siendo la criptomoneda más famosa de todas. Y aunque varios países han vetado el uso del activo digital para realizar transacciones, otros han optado por establecer marcos regulatorios que permitan usarlo y, al mismo tiempo, proteger a su población de escudos y estafas.

Solemos ver a las criptomonedas como algo alejado de la vida cotidiana, con un mundo de términos y conceptos difíciles de entender. Sin embargo, ese mundo que a veces se ve tan alejado, es nuestro mundo también.

Las criptomonedas ya forman parte de nuestro presente y, algunos expertos vaticinan, también lo harán de nuestro futuro. Por ello, es momento de dejar atrás la idea que las monedas digitales, minería y blockchain forman parte de algo exclusivo, únicamente para especialista; porque todo esto ya es nuestro mundo.

 

Fuente: CRIPTO TENDENCIA

Sin Comentarios

Comenta