Dorta Martinez | El debate dorado: Cómo Anthony Pompliano defendió al Bitcoin frente a Peter Schiff
1551
post-template-default,single,single-post,postid-1551,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-dorta martinez,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

El debate dorado: Cómo Anthony Pompliano defendió al Bitcoin frente a Peter Schiff

El debate dorado: Cómo Anthony Pompliano defendió al Bitcoin frente a Peter Schiff

El ring estaba preparado en el estudio de CNBC. Dos de los mayores pesos pesados de los mercados financieros, seguidos y escuchados por cientos de miles de personas, quienes hacen de sus opiniones y análisis una guía para moverse en el incierto mundo de las inversiones financieras.

En una esquina Anthony Pompliano, el gran defensor del Bitcoin, fundador de Morgan Creek Capital y el mayor cripto influencer de la actualidad, en la otra Peter Schiff, el rey del oro, conocido cripto escéptico. Cada uno intentando convencer al otro y a la audiencia de que sus creencias son las correctas: Es el debate dorado.

Primer asalto: Schiff lanza un gancho para acabar rápido

Desde el comienzo del debate ambos debatientes mostraron sus cartas. Peter Schiff decidió intentar ganar por Knock Out y lanzó una de sus mejores bazas a lo largo del debate: la utilidad del Oro vs el Bitcoin. Y es que, el primer argumento de Schiff se basó en el origen del valor del oro en comparación con el del BTC.

Mientras el oro puede ser utilizado para hacer joyería, en la industria aeroespacial, en circuitos o incluso en tarjetas de crédito, el Bitcoin son solo líneas de código cuyo único valor reside en la confianza que tienen los poseedores de Bitcoin en que podrán venderlos en el futuro a un precio más alto. El oro tiene usos en la vida real que el BTC no, un gancho directo al estómago de Pompliano.

Pero el defensor de las criptomonedas no estaba vencido. Pompliano arrancó el debate con un tono conciliador, aceptando que la postura sobre el oro de Schiff era correcta y el oro tiene un uso distinto al de ser solo reserva de valor, pero invitándolo a incluir el Bitcoin en su portafolio de inversiones.

Sin embargo, justo cuando parecía que Pompliano alzaría la bandera blanca frente a los argumentos de Schiff, el cripto influencer supo responder hablando de los más de 410 billones de dólares transados en Bitcoin anualmente y que demuestran la salud del sistema.

Pues, al fin y al cabo, con el Bitcoin la gente hace lo mismo que con el oro, comprarlo para que no se pierda el valor de su dinero, vendiéndolo más adelante esperando que valga lo mismo o más, eso es un activo de reserva de valor. Una buena defensa de Anthony que le permitió seguir más que vivo en el segundo round.

Segundo round: Anthony se acerca a la victoria, pero no es suficiente

El debate continúa con el moderador preguntándole a sus invitados si consideran al Bitcoin una especie de oro digital. Anthony empezaría respondiendo que, en la historia, el oro fue reemplazado por papel moneda que, aunque tenía su valor en el oro que lo respaldaba, era más fácilmente transable, y que así mismo el Bitcoin podía ser garantía de valor de otros activos en el futuro.

Schiff parte de aquí, intentando tomar por sorpresa nuevamente a Pompliano, ripostando que es más sencillo utilizar oro para pagar por, digamos un café, que utilizar Bitcoins para hacerlo, y que el valor del oro nace de los usos que puede tener.

Pero Pompliano no cae en la trampa y le responde que la medida de valor de los activos, en el mercado actual, es su equivalente en dólares americanos, y si se revisaba el desempeño del oro contra el Bitcoin, el oro había crecido por un factor de X40 desde la década de los 70, mientras el Bitcoin había conseguido eso en 2 años y medio.

Más aun, cuando Schiff intentó responder que el valor del oro venía de sus propiedades físicas, y el del dinero fiat del poder de los gobiernos tras él, Pompliano fue rápido para responderle que las propiedades del oro como hacer circuitos o dientes de oro no eran suficientes para justificar su valor.

Y es que, al fin y al cabo, las transacciones por oro no se realizan en su mayoría de forma física, el oro siempre esta almacenado en la bóveda de una tercera parte en la que confías y lo único que se transfiere es la propiedad virtual sobre el oro. Un golpe en el rostro que casi le basta a Pompliano para ganar, pero no fue suficiente.

Tercer round: Pompliano se alza con la victoria

En los últimos momentos del debate, Pompliano y Schiff cruzan palabras sobre el origen de la confianza que los tenedores de oro tienen en el metal contra la que tienen los tenedores de Bitcoins en la criptomoneda. Aquí Schiff intenta llamar especuladores a quienes tienen Bitcoins, pues no los tendrían para utilizarlos en nada sino para venderlos más adelante por un precio mayor, por lo que necesitarían de una contraparte que creyese que el precio del BTC aumentará.

Ante esto, Pompliano le recuerda que la base de toda la economía es la especulación, pues cuando haces un collar de oro tu especulas que el oro en forma de collar valdrá más que el oro en bruto. En este momento el moderador le pregunta directamente a Pompliano que características considera que le dan ventajas al Bitcoin sobre el oro.

Aquí Pompliano aprovecha y descarga tres golpes certeros sobre Schiff: 1- La seguridad criptográfica que proporciona el Bitcoin, 2- Su fácil divisibilidad y 3- Su portabilidad. Todas estas características que diferencian al Bitcoin sobre el oro, y lo convierten en una moneda imposible de controlar o censurar.

Peter Schiff, ya herido, intenta una última defensa hablando de la volatilidad de las criptomonedas, como son costosas de transar, y como las características que diferencian al Bitcoin del oro la poseen todas las criptomonedas. Incluso llega a sugerir que los poseedores de Bitcoins solo los tienen debido a la codicia, esperando que suba para hacerse ricos y rechazando todo argumento racional que vaya en contrario.

Pero ya es tarde, los argumentos de Pompliano han calado hondo, tanto que incluso el moderador del debate empezó a intentar razonar con Peter para que abriese la mente ante las palabras de Anthony, mientras en Twitter ya los espectadores del debate tenían un claro ganador:

Así terminaba el debate entre dos de los más importantes comentaristas en torno al mercado de las criptomonedas. Con un Peter Schiff que, aunque dio buenos argumentos, y explicó magníficamente el caso en favor del oro, cojeó a la hora de refutar las razones por las que el Bitcoin tiene valor, lo que al final aprovechó Pompliano para mantener su postura prácticamente indemne hasta el final, y hasta una próxima oportunidad, pues si de algo podemos estar seguros es de que Schiff buscará su desquite.

Sin Comentarios

Comenta